104. LES COSES DE BATISTE


A Batiste no le gusta discutir, porque luego le queda un regusto amargo que le cuesta mucho tiempo quitárselo de encima. Ya que, quieras o no, siempre deja la discusión un poco de enemistad entre uno y su oponente, y a Batiste, le gusta ser amigo de todos. Es más, ama a las personas y admira a casi todos porque en cada uno encuentra alguna cualidad que él no posee.


La discusión, parece que le aleja de esa persona con quien discutió, y eso siendo del fútbol o de otros temas más o menos intrascendentes, que si es de un asunto serio y personal, pues ya se sabe… a veces, al tomar calor se dicen cosas que no se dirían estando tranquilo. Y en esas condiciones, alguien no hace mucho tiempo, le tocó el punto flaco a Batiste mientras conversaban en la calle. Le dijo que el pueblo de Sant Joan era una birria, y se acaloró, se le pusieron los mofletes colorados y le dijo algunos inconvenientes, entre ellos, que era un político caracol, y gracias que el individuo puso cara de bobo y no quiso aclarar qué quería decir con aquello de "caracol", que si no, la hubieran tenido gorda. Pues luego, al ser preguntado por uno de los amigos que había presenciado la discusión, qué quería decir con aquello de caracol, Batiste ya más sereno le respondió con su acostumbrada sonrisa en los labios:


-Ah. ¿No lo sabes? Pues escucha: El caracol se arrastra, es baboso y cornudo. ¿Te parece poco?


ISIDRO BUADES RIPOLL

Cronista de la Villa de Sant Joan

Publicado porAlfredo en 23:59  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada