104. HISTORIAS DEL CALLEJERO: LA PLAZA DE JOSÉ SALA PÉREZ

Estoy seguro que con este nombre muy poca gente conocerá esta céntrica plaza. Pero si ahora digo "la Plaza de los Hierros" me juego la continuidad de esta sección a que ya estamos ubicados.


El origen de esta plaza hay que buscarlo en el Plan Urbanístico del Ensanche de 1940 del Ingeniero José Seva Ivorra (el Comandante Seva). En dicho plan vemos una glorieta en la confluencia de la Avenida de José Antonio (La Rambla), la del General Mola (Jaime I) y la Calle de la Paz (Tomás Capelo y Mosén Pedro Mena) en la que se proyectaba una fuente nunca construida. En los planos, esta plaza aparece rotulada con el nombre de Plaza de la Victoria, en referencia al triunfo de las tropas franquistas sobre el ejército leal a la República.


Al urbanizarse la zona se modificó el trazado del tranvía que comenzó a pasar por esta plaza. Soportaba poco tráfico, pues la actual Calle de Mosén Pedro Mena terminaba en la Calle del Carmen y la actual de Tomás Capelo no continuaba más allá de las "Casitas Nuevas". Respecto a la actual Avenida de Jaime I poco hay que decir ya que era una avenida con casitas bajas que terminaba en la Calle de la Unión (hoy N. Salvador Montesinos). A Benimagrell se accedía por la Calle del Carmen (o Carretera de la Playa, como sale en algunos planos) ya que no existía la "cicatriz" de la Carretera de Valencia.


En el año 1958, a petición del entonces concejal Manuel Sánchez Buades varias vías del pueblo reciben nombres de sanjuaneros ilustres. Desaparecía así el humillante nombre de Plaza de la Victoria y surgía el nombre de José Sala Pérez.


El libro de fiestas de 1958 dice de don José Sala Pérez lo siguiente: "Nació en nuestro pueblo el 30 de julio de 1875. (...) [Fue el] árbitro y consejero de la vida política y social de la huerta. Sintió siempre especial predilección por su pueblo natal y a su mejoramiento dedicó todo su interés y entusiasmo. El necesitado, el afligido, el agobiado por alguna preocupación o apuro siempre encontró en el popular ‘Pepe Chimo’ el remedio, la ayuda o el consejo que necesitaba"


Pese a esta nueva rotulación, la plaza empezó a ser conocida por otro nombre. La instalación en los ‘60 de unas barandillas que evitaran la invasión de las aceras por parte de los coches y la ausencia de rótulos hizo que todo el mundo comenzara a llamarla la "Plaza de los Hierros". En 2001 se reurbaniza la glorieta y se sustituyen con gran acierto los viejos "hierros" por otros más elegantes. Pero ojo, un nuevo nombre, el de "Plaza de la Olivera" está ganando adeptos. Pues pobre José Sala... ¿no creen?

ALFREDO CAMPELLO QUEREDA

Publicado porAlfredo en 23:59  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada